El Blog de la Franquicia
Frankizia
|

Deseos para un nuevo año

SantiagoBarbadillo.jpg

Santiago Barbadillo. Consultor de franquicias y Director General de BARBADILLO ASOCIADOS.

Creo que nadie duda a fecha de hoy que las redes de franquicia son un claro exponente de lo que podrí­amos llamar generadores de riqueza y empleo en la economí­a de cualquier paí­s comercialmente avanzado. Según datos de la International Franchise Association (IFA) -la asociación de franquiciadores en EEUU- las 767.500 franquicias que operaban en 2003 en ese paí­s, generaban 18 millones de empleos, casi el 14% del empleo en el sector privado americano a esa fecha.

En España la franquicia genera aproximadamente el 1% del empleo en el sector privado. Una diferencia tan notable no tiene una sola causa, pero sí­ podrí­amos decir que tiene una base fundamental: se crean muchos menos negocios en franquicia, y también en general. Y una de las razones que alimentan esa diferencia hay que buscarla en la dificultad que el emprendedor medio tiene para iniciar un proyecto empresarial cuando no dispone de un capital propio suficiente, que es lo más habitual. Cabrí­a preguntarse si esta misma deficiencia de recursos propios se da en Estados Unidos y en otros paí­ses en los que la franquicia dispone de una estructura operativa mayor que la española. Y la respuesta es, naturalmente, que sí­. Que también en estos paí­ses el emprendedor medio necesita ayuda financiera para iniciar su proyecto empresarial, sobre todo cuando se trata de un negocio cuya base es el autoempleo o poco más. Entonces, ¿cuál es la diferencia?. ¿Qué mecanismos ayudan al pequeño inversor en otros paí­ses a iniciar su proyecto empresarial y que en España no existen o no funcionan todo lo bien que debieran?.

Podrí­amos pensar que la clave está en la financiación bancaria. Es cierto en parte. La ausencia de información sobre el sistema por parte de la banca comercial es notoria y generalizada -con muy pocas excepciones, y a ello dedicaré un breve comentario un poco después- pero no es la única razón y posiblemente no sea la diferencial, puesto que la banca actúa de forma muy similar en todas partes. El control del riesgo crediticio es una de sus premisas y es evidente que un nuevo proyecto empresarial, aunque esté amparado por un sistema que reduce el riesgo de fracaso, como es la franquicia, no es precisamente su ideal de financiación segura.

En mi opinión, la diferencia estriba sobre todo en el aval que una polí­tica de apoyo a la creación de pequeñas empresas -y muy especialmente a aquellas que nacen con un proyecto sólido detrás, como suele ocurrir en la franquicia- puede aportar para que las entidades crediticias financien asumiendo un menor riesgo, aumentando así­ el número de operaciones factibles.

La Small Business Administration (SBA) en Estados Unidos o los programas del Small Firm Loan Guarantee (SFLG) en el Reino Unido, son una buena muestra de cómo se puede apoyar la creación de pequeños negocios sin un excesivo engorro burocrático, avalando –no prestando- una parte de la financiación externa que un emprendedor requiere para lanzar su negocio, siempre que cumpla unos requisitos mí­nimos. La entidad crediticia –sea banco o no, sea previamente acreditada o no- dispone de una garantí­a insoslayable de al menos una parte de la financiación que asume. El emprendedor que no dispone de capacidad propia de endeudamiento, se beneficia del apoyo de la Administración –de la sociedad- para poder encauzar su entusiasmo en la gestión de un negocio, aportando capacidad de trabajo, esfuerzo e iniciativa.

En un paí­s como el nuestro, donde exclusivamente Banco Sabadell Atlántico dispone realmente de una cierta estructura especializada en el apoyo financiero a la franquicia, creo que este tipo de apoyos por parte de la Administración serí­an realmente útiles y necesarios para que el tejido comercial y empresarial compuesto por pequeños empresarios y emprendedores –esencial en cualquier economí­a- creciera a niveles que hoy envidiamos en otros paí­ses. Es un deseo de esos de inicios de un nuevo año, aunque para ser realista, probablemente será más bien de años venideros.

3023 visualizaciones.

© elblogdelafranquicia. Diseñado por IndianWebs