El Blog de la Franquicia
Frankizia
|

Un sistema de franquicia tiene emociones

Hemos comentado en más de una ocasión que un sistema de franquicia es como un ecosistema en el que cada pieza esta conectada y depende de otra. Hay similes biológicos ( árbol o bambú) y otros más humanos, (Castellers), pero lo cierto, es que es innegable la interrelación existente entre todos y cada uno de los miembros de una franquicia.

Al final todos los franquiciados se conocen y hablan entre ellos, y hablan de lo que tienen en común que es la central. Parece pues innegable que en una relación en la que unos sólo ponen el negocio ( franquiciador) y el otro pone «toda su vida» (franquiciado) se va agenerar un flujo de trasmisión de sentimientos imposible de reprimir.

El problema surge cuando los sentimientos sólo fluyen en una sola dirección y el franquiciador se olvida de que sus hijos franquiciados además de servicio precisan de » cariño, atención y comprensión», porque cuando se les reclutó para ser «franquiciados» se les ofreció un negocio en el que nadie se iba a quedar atrás.

Y el caso es que lo que no debe ocurrir es que se «queden atrás» y para eso es necesaria una atención constante para que no se salgan del camino, pero no una simple atención correctora y evaluadora, sino una atención que comprenda y trasmita comprensión. Que transmita que por lo que él pasa, el franquiciador ya ha pasado y conoce la solución, porque lo contrario genera un sentimiento de frustración y traición que suele llevar a conflictos complicados de resolver.

Hay que querer a los franquiciados tanto como queremos que ellos quieran a la enseña…y en eso se basa esto.

Tags: ,

2925 visualizaciones.

© elblogdelafranquicia. Diseñado por IndianWebs