El Blog de la Franquicia
Frankizia
|

Franquicia y el Bambú Japonés

Via Gin-ko, ( pero la he visto después en otros blogs, no sé el orí­gen primero) me llega una historia que me sirve para mi reflexión de hoy.

La historia es la del bambú japones. Lo curioso de la «plantita» en cuestión es que una vez plantada la debes regar y cuidar durante una temporadita ( 7 años!!!!) sin que aparentemente surja nada. La cosa es que después la «planta de marras» te crece 30 metros!!!! en 6 semanas. Problamente más de un «plantador» desconociendo esté proceso biológico abandone la planta en la creencia de que ha muerto o no sirve, cuando lo que sucede es que durante esos siete años el «bambú japonés» desarrolla un complejo sistema de raí­ces que permite el rápido despliegue de la planta en su «madurez».

En franquicia, estoy seguro de que muchas plantas han sido «abandonadas» antes de tiempo, (si señores si, aunque no lo lean porque el aparato médiatico del sector no les deje, hay muchos bambús japoneses muertos en franquicia), pero de lo que estoy seguro también es que hay muchos bambús regándose a la espera de su desarrollo.

El problema fundamental , paradójicamente en un paí­s poblado de emprendedores, es el miedo sistemático al riesgo y al error, hasta el punto de que todo se identifica con ello, hasta el bambú japones que va creciendo a la espera de su año siete.

Cuando un proyecto no esta funcionando o aparentemente no funciona sencillamente lo consideramos un «fracaso» y con frecuencia, bancos, proveedores y clientes abandonan el bambú y lo dejan de regar, abandonando también el esfuerzo y dinero que costó la semilla, sembrarla y regarla durante un tiempo, y despreciando lo que se ha aprendido de los errores durante esos años ( es decir el complejo sistema de raí­ces que hará crecer al bambú en su momento) y además solemos «apestar» al cultivador inicial y señalarlo popularmente con la «L» de Loser (perdedor) cual judio en un guetto nazi si se me permite la metáfora. Y nadie me puede decir que no porque he visto esa actitud en muchas ferias y reuniones del sector: «..Uy áquel, si debe dinero hasta al gato….».

El problema es de actitud, porque si en vez de ver un terreno yermo, pudiesemos ver las raí­ces que se están desarrollando seguramente considerariamos que es el sitio más fácil donde obtener rentabilidad poniendo dinero, en vez de «apestar» al que lucha y tiene fe en su riego, (pero a lo mejor no tiene agua para siete años).

Sin embargo en nuestro sistema de franquicia, es patente que hacemos lo contrario y seguimos abandonando semillas en la creencia de que no crecerán para plantar otras nuevas (conceptos nuevos) que seguramente tampoco lo harán, desarrollando nosotros mismos un sistema lleno de franquicias emergentes y después quejándonos de los problemas que comporta.

Así­ somos.

Tags: , , , , ,

4471 visualizaciones.

© elblogdelafranquicia. Diseñado por IndianWebs