El Blog de la Franquicia

Damnatio Franquicia: Aprender de los errores

damnatio memoriaeLa Damnatio Memoriae o “condena de la memoria” era una práctica de la antigua Roma consistente en, como su propio nombre indica, condenar el recuerdo de un enemigo del Estado tras su muerte. Cuando el Senado Romano decretaba oficialmente la damnatio memoriae, se procedía a eliminar todo cuanto recordara al condenado: imágenes, monumentos, inscripciones, e incluso se llegaba a la prohibición de usar su nombre.

En Franquicia no condenamos a nadie, pero la damnatio memoriae se aplica de forma natural y aséptica diria yo. La esencia de la Damnatio era el castigo al olvido y lo cierto es que nosotros también olvidamos a los grandes fracasados de la Franquicia, y si bien es cierto que nadie “decreta” dicho castigo, lo cierto es que en la conciencia colectiva el olvido de los que desaparecieron pasa a formar parte del juego.

Lo que yo me pregunto es si tal damnatio franquiciae nos aporta o nos quita. Porque si bien nos llenamos la boca de estimaciones (poco precisas por cierto) de cuales son las claves del éxito de los buenos franquiciadores ( por buenos, como se verá, no leamos a todos los que triunfan), nadie parece interesado en escribir sobre lo que fue mal en los que desaparecieron, y cuando digo los que desparecieron me refiero a aquellos que en su dia ocuparon un lugar preponderante en el mercado de franquicia y hoy sencillamente no están ( o su presencia no va más allá de la mera testimonialidad), porque yo si quiero saber y escribir y enseñar sobre qué pasó y seguro que los que lo sufrieron también.

El problema es que el fracaso en Franquicia se oculta y sus responsables…también, y a pesar de titulares (Credit services, Wall Street Institute, Finanfacil, MC inmobiliaria,..) a los que sus protagonistas se aplican la “damnatio memoriae” requiriendo a Google para ello (para que les borre de los buscadores..mala ley), lo cierto es que se oculta o ocultan los motivos de fracaso, y eso es claramente nocivo para el sistema. En primer lugar porque franquiciar es una responsabilidad que implica ceder la forma operacional de un negocio y una marca a alguién que invertirá en ella sus ahorros esperanzas e ilusiones, y cuanto más seguro lo haga mejor, por lo tanto cuanto más información tenga mejor. En segundo lugar porque los franquiciadores de inicio que fracasan son muchos, asi que saber que factores llevan a ello ayudaría a mejorar sus oportunidades.

Me atrevo sin embargo a relacionar, ( para ayuda del que quiera) algunas de las causas de estos batacazos olvidados por la damnatio franquiciae.

  1. Los modelos de negocio que triunfan “viralmente” desde su inicio obedecen necesariamente a negocios “poco testados”en consecuencia no se tiene toda la información necesaría del modelo para su escalabilidad franquiciadora. Carecen de una curva de experiencia que enseñe de los fracasos inciales del modelo, porque no los ha tenido con lo cual “falta” una parte de la experiencia necesaria.
  2. Los crecimientos exponenciales de inicio en Franquicia adolecen obligatoriamente de “curva de experiencia” de gestión en franquicia y en consecuencia estos nuevos exitosos franquiciadores adolecen del conocimiento necesario de “cómo” gestionar la red y de los recursos necesarios para ello. Frecuentemente tal carencia desemboca en quejas franquiciadoras, problemas de servicio y problemas de percepción del servicio que se presta.
  3. El crecimiento exponencial inicial también tiene sus dificultades, sobretodo de digestión, como consecuencia de que no se sabe ni se tiene claro como estructurar la compañía para su nuevo coure business ( dar servicio al franquiciado) y sobretodo no se asume que hay que dedicar TODOS los recursos disponibles a esta labor.
  4. Normalmente crecimientos rápidos aseguran una mala estructuración financiera inicial que estrangula la Tesorería por dos problemas básicos: gasto excesivo e ineficiente y reparto prematuro de dividendos como consecuencia de la alegría con la que entra el dinero. Por otro lado la falta de planificación financiera previa origina ecuaciones de cambio franquiciador/franquiciado desequilibradas e incorrectas ,que si son a favor del franquiciador generan problemas de agravio y si son a favor del franquiciado generan problemas de ineficiencia del servicio a prestarle por falta de recursos ( o mejor dicho, mala planificación de los costes de los mismos o de su alcance).

No es una lista exhaustiva, pero desde luego si bastante certera ( o experiencial si se quiere) y cada punto se podría desarrollar exhaustivamente, ( especialmente los despropósitos que originan los modelos poco desarrollados y testados, sirva la refinanciación de deudas como ejemplo en su día).

Espero que sirva de ayuda a TODOS, y en cualquier caso para ventajistas ,que los hay, que quieran utilizar los post de este blog para arrimar el ascua a su sardina, decir que los franquiciados también deben hacer sus deberes antes de escoger franquicia y que hay cosas que se tienen que pensar antes de tomar una decisión o firmar ( actualmente los de la compra de oro y de los cigarritos famosos, si compran una franquicia, se merecen lo que les pase), y desde luego tampoco vale ganarse la vida durante años y luego señalar al franquiciador como estafador. Los equilibrios existen y las cosas son…como son.

PD: los protagonistas de estos fracasos en vez de esconderse, deberían explicar que pasó y que aprendieron, si quieren yo se lo escribo…y les respeto el anonimato. Cambiemos Danmatio Franquiciae, por Veritas franquiciae 😉

Tags: , , , ,

Bookmark and Share

¿Estas preparado para Franquiciar tu empresa? Pues invierte

En algún otro post (Lanzamiento de Franquicia: Principiales errores) hemos comentado la aventura de franquiciar a pesar de la alegria con la que se vende plantea serias dificultades de desarrollo. Lo cierto objetivamente es que el ratio de caidas da miedo y la realidad es que un escaso 10% de los nuevos franquiciadores lanzados al mercado adquiere niveles de solidez que permiten su continuidad sin caer en la “insoportable levedad del ser en franquicia” .

FranchisingYourBusinessLa realidad es que más allá de lo comentado en estos dos post, uno de los problemas principales sigue siendo los “escasos recursos” que se destinan a “expansión” en franquicia ( tradicionalmente una persona y sus desplazamientos) en un sistema como es la Franquicia que se debe caracterizar precisamente por su crecimiento constante como característica para su viabilidad y rentabilidad. En Franquicia sin crecimiento no hay ni viabilidad ni rendimientos interesantes y lo que es peor todo ello genera tamaños de red insuficientes que afectan a la continuidad. Una franquicia necesita dar un servicio que tenga contentos a sus franquiciados que tanto arriesgaron e inviertieron en ese proyecto empujados por una expectiva que generó el franquiciador sin duda, y que es responsable de cumplir. Más aún al inicio de una franquicia, donde el que invirtíó pudiera albergar la duda razonable respecto a la viabilidad del “nuevo sistema de franquicia”.

Al final sin duda es un tema de recursos y cuando alguién oye cantos de sirena que invitan a franquiciar porque se tiene un modelo sólido de negocio, debe preguntarse: “Oiga, y esto cuanto cuesta” por que si le venden la tontería de que lo que vale el proyecto de consultoría de franquicia su destino está sellado a ser un de los del 90 % que dentro de poco no estarán. Expandirse en Franquicia requiere entre otras cosas ( pero esta es crítica) , recursos. No hay más, si no se tiene dinero para la aventura no se hace y aire, no pasa nada, pero franquiciar con una alpargata lleva a crecimientos pobres que condenan al fracaso.

Por otro lado hay otro factor que también importa. El dinero se debe invertir adecuadamente y en una primera fase de lanzamiento de franquicia el estudio del Prof Scott Shane (School of Management, Georgia Institute of Technology, Atlanta) ya demostraba que en los primeros años en lo que mejor puede destinarse el dinero es en nuevas unidades propias y añado yo, básicamente por tres cosas:

a) Lo que mejor convence es el ejemplo, si tu sabes porque has aprendido más que los otros y eres más competitivo, lo mejor que puedes hacer es enseñar lo que has aprendido. No enseñes tu primera unidad, enseña la segunda, la tercera, donde está lo que tu aprendiste. Y la mejor manera de hacer eso es tenerlo tu como propio lo cual te ayudará a producir más ingresos para el sistema.

b) Si inviertes al principio en unidades propias, más allá de la solidez que ganas y del cash que generas, demuestras que crees en tu negocio y que crees que es el mejor sitio en donde invertir, que es exactamente lo que les dices a los candidatos franquiciados que quieres que te compren, así que demuestralo predicando una vez más con el ejemplo.

c) Con más unidades propias aprenderás algo que no sabes hacer: dar servicio a las unidades, aprenderás a profesionalizarlo y ver en que te equivocas, adelantando en una curva de experiencia que necesitas para atender a tus franquiciados.

Choose-Franchising 1Estoy esperando que salga los “críticos recalcitrantes” con el típico: “pues si que sabe Josan que crece en Franquicia con unidades propias”. Pues al principio es de gran ayuda y basta no sólo con chequear la literatura y estudios anglosajones desde…1986, sino que coje cualquier franquicia de éxito y pregunta si empezó con más unidades propias, resultará que sí, porque los estudios y las opiniones cuando son fundamentadas se basan en casos reales, y la realidad es que la experiencia demuestra que es más fácil crecer con un buen muestrario en la cartera de unidades propias y toda la experiencia que comportan, que con una alpargata y sin dinero esperando que un franquiciado confié en ti mientras le recibes sin oficina en una unidad piloto en la que queda mucho por mejorar.

Franquiciar tiene su cosa y hay que saber hacerlo, los cadaveres del camino lo acreditan.

 

Tags: , ,

Bookmark and Share

Lanzamiento de Franquicia. Principales errores

Según datos más o menos fiables ( lo complicado que es aclararse con la dispersión de datos que publica cada uno de los estudios), aproximadamente el 82% de las cadenas de franquicia de nueva creación perece en el intento de los más de 150 intentos que hay al año de crear una cadena de Franquicia.

Otro dato es que no hay tantas consultoras de franquicia visibles que desarrollen este apoyo, que son además las que proporcionan los datos, así que está claro que adicionalmente cada consultora de media hace unos 30 lanzamientos al año, así que si además el 29% de las cadenas que hay actualmente en el mercado (unas 300 porque contamos unas 1.000, enseñas que es la media de lo que dicen todos) son de reciente creación ( entre uno y dos años de vida), pues esta claro que es muy interesante entre todos reflexionar sobre esta clara debilidad de nuestro sistema de franquicia.

Cómo hay que predicar con el ejemplo resumiré los motivos de fracaso que yo conozco con mi experiencia de 13 años en el mundo de la franquicia. Naturalmente acojo con júbilo quién quiera enriquecer el análisis con sus aportaciones (quedan especialmente invitados los responsables de las principales consultoras )

Falta de Financiación y/o crecimiento

Está establecida una creencia “popular” ( que se alimenta en comunicaciones del sector) que lo fantástico de la Franquicia es que te permite crecer con el dinero ajeno de los Franquiciados. La certeza de la afirmación es impecable, lo que pasa que eso es una característica del sistema de franquicia, no es lo crítico para su funcionamiento en la fase de lanzamiento, porque siendo verdad y en consecuencia siendo menor el aporte de recursos propios al crecer en franquicia, no es cierto que no haya que aportar una cantidad importante de recursos propios para un lanzamiento de franquicia y que por descontado van mucho más allá del precio del proyecto de consultoría de Franquicia del lanzamiento. Esta creencia lleva a que si el lanzamiento inicial no es rápido en éxito y crecimiento ( lo normal es que no lo sea), la tesorería queda estrangulada, lo que combinado con la inexperiencia del Franquiciador genera un riesgo elevado de fracaso que las estadísticas se empeñan en señalar. Por lo tanto desarrollos financieros fantásticos que prevean crecimientos maravillosos (absolutamente inusuales) – me da igual si en un excel o en las mentes de los gestores del proyecto – generan expectativas de ingresos sobredimensiados que por lo general no tienen un plan B en aportación de fondos propios y son un autopista de peaje al fracaso. ( para el franquiciador y para el desafortunado franquiciado que creyó en él).

Falta de Formación

La Franquicia ciertamente no es un sector, es un sistema de expansión, pero que sin duda configura una forma muy especial de estructurar la empresa franquiciadora. Hay una cultura de franquicia pues que debe ser enseñada y asimilada por el Franquiciador: Franquicia es procesos escritos, franquicia es volumen ( en unidades y en ventas), Franquicia es repetición y Franquicia es sobretodo “dar servicio al Franquiciado” a cambio de royalties. No tengo un estudio ( porque no hay datos disponibles ) de cuantas franquicias mueren o sobreviven enfermas por una mala planificación en su estructura de cobro de royalties (royalties fijos o royalties bajos o los dos) consecuencia directa de esta falta de cultura sustuida por la creencia que el apalanque financiero en los canones de entrada es la base sólida de un proyecto. Ya hemos comentado en este blog en otros post sobre este deficit de desarrollo en “El Fantástico porvenir de las franquicias de estética” cuya lectura recomiendo para una mejor comprensión de este punto. Al final es un poco lo que siempre digo, si seguimos contando vagedades de conocimiento adquirido de hace 20 años, seguiremos teniendo los antiguos resultados que tenemos. Esto va de servicio al franquiciado y los que triunfan entienden eso y los que no,. no. Así de simple.

Falta de Fe

Como consecuencia de las dos primeras causas suele producirse en los “nuevos franquiciadores” una falta de fe directamente relacionada con el progresivo estrangulamiento de su tesorería fruto de un crecimiento menor a su expectativa de proyecto ( o representada mentalmente) y mientras ven como recursos que prefería destinar a otras cuestiones se deben abocar imprevistamente al proyecto, su “débil” cultura de franquicia le traslada a un estado de desmotivación y decepción, que rápidamente le lleva a “rajar de la franquicia”, de sus pocos franquiciados iniciales y de todo lo que se le acerca. este problema o consecuencia viene sobretodo determinado por no haber entendido bien que és la franquicia en cuanto a su “cuore” (dar servicio al franquiciado) y en cuanto a su forma de operar financieramente ( crecimiento con INVERSION, + volumen+ repetición+ procesos).

 

Falta de definición de perfil del Franquiciado (Clon del Capitán)

Muchos franquiciadores novatos piensan que el franquiciado ideal debe ser como ellos. Y lo cierto es que en ningún caso es así. El franquiciador como creador del modelo, diseña la estrategia, la cuida, la evoluciona, la piensa y el franquiciado debe repetir procesos ya inventados, lo que llamamos cultura del cumplimiento. Cuando la busqueda de candidatos no se ciñe a esta norma ( y eso cuando hay búsqueda, por el mono con cheque es un mal extendido), los desastres son más que previsibles en términos de mala relación y de fracaso.

 

A pesar de la extensión del post he sido bastante sucinto….a ver quién lo enriquece, bien recibido será. !!!!!

 

 

Tags: , , ,

Bookmark and Share

Franquiciar es complicado

Lanzarse a la aventura de “franquiciar” ha sido algo largamente promovido por las consultoras del sector durante tiempo, informando de los beneficios evidentes del sistema, (apalancamiento en capital ajeno, visibilidad de marca, la motivación del franquiciado, rapidez de crecimiento, etc…).

Sin embargo poco se habla de las dificultades e inconvenientes que plantea la operación de franquiciar desde un punto de vista operativo y estratégico, más bien se suele proyectar todo en una hoja de excel ( cuando se hace) que parece, con los crecimientos previstos ( a veces exageradamente optimistas) más una “mina de oro” que el desarrollo de un proyecto franquiciador con sus necesidades operativas y financieras.

Lo cierto es que un proyecto franquiciador, además de un negocio testado, reproducible, no caducable, y rentable, requiere no solo un plan de negocio, sino también un “staff” preparado y con experiencia, cuyo coste debe repercutirse en las necesidades financieras de la operación de salida al mercado, ( lo que incrementa la dificultad de llegar al punto muerto), pero sin el cual, la posibilidad de éxito, queda lejos.

Al final, lo lógico es poner el enfásis en el crecimiento, como no puede ser de otra manera, pero el decidir en qué herramientas de marketing, prospecciones, y experiencia apalancarse en la salida, suele ser crítico para el éxito posterior.

Lo cierto es que la mayoría no lo hace así y sólo un tercio de los que lo intentan lo consiguen, así que 3 a 1 es una buena apuesta para el que le guste jugar.

Tags: ,

Bookmark and Share

Franquicia: más sobre centros propios o franquiciados.

Conocida es por los seguidores del blog la polémica entre los que apostamos decidamente por centros franquiciados y pocos centros propios y por los que apuestan por una estructura de red fuertemente asentada en centros propios.

La ventaja financiera del primero de los casos para mi es indiscutible, ( tiene menos riesgo financiero la apertura de centros franquiciados y es más acorde con la lógica del servicio que debe prestar una central). De hecho como ya escribí hace unos meses sigo pensando que:

“A partir de un número determinado de Franquicias, esta claro que el negocio de central es dar servicio a cambio de royalties. Ese y no otro es el negocio de un franquiciador. El apalancamiento de centros propios muy propio de situaciones iniciales de emergencia está bien al principio, pero cuando el negocio es dar servicio, se esta creando una estructura para ello y el resto estorba.( por rentable que sea)”.

Los que opinan lo contrario basan esencialmente su argumentación en que mal servicio se puede dar al franquiciado si no se conoce la realidad de los centros propios. Pienso que para eso no hace falta tener “muchos” y no veo porque con “pocos” uno no puede saber de que va la cosa, ( sobretodo si es su creador).

Otro argumento de los partidarios de más centros propios es que así se da fiabilidad a la red de cara a los nuevos franquiciados: “si tengo muchos centros es que va bien y por lo tanto apuntate que esto” funciona.

Y ahí yo lo veo exactamente al revés: Dos de los inconvenientes más claros que tiene el franquiciado al entrar en una red son la pérdida de la independencia y la consecuente dependencia del sistema en cuanto a su éxito, ( más su trabajo claro está). Si eso es así, yo franquiciado, necesito estar muy seguro que me meto en una organización absolutamente orientada al franquiciado, orientada a dar servicio y que en consecuencia no tiene que preocuparse de atender a sus centros propios y de su rentabilidad, la rentabilidad que le preocupa es la de “sus unidades franquiciadas”.

En esta situación actual de crisis, muchos empiezan a desprenderse de centros propios con excusas innecesarias. Está bien hacerlo, en una época de falta de “cash” te capitalizas y bajas riesgo, ( que por cierto es lo que hay que hacer) y lanzas un mensaje claro a la red: “Señores, mi preocupación sóis vosotros, daros servicio y que ganéis dinero, porque sólo así lo podré ganar yo”

Así que los que estén deshaciéndose de centros propios que no se acomplejen por el “background” de una “mass media” del sector acostumbrada a hablar de “grandezas”. Deshacer posiciones de centros propios no es ninguna verguenza, es un acto inteligente que invita al observador externo y a los franquiciados a entender que la enseña es una organización orientada a dar servicio al franquiciado y no a quedarse con los mejores centros.

En cualquier caso me vuelvo a remitir al estudio “Starting your own business? Learn the characteristics of successful new franchises” que identificaba entre otros rasgos de las compañías franquiciadoras que sobreviven más allá de los 10 años el siguiente:

  1. los que sobreviven ponen el foco en el crecimiento a través de la franquicia y no en los centros propios. Este enfásis les da mejores beneficios en rapidez de expansión y en economías de escala en las compras, administración y distribución.
  2. A pesar de ello durante los dos primeros años abren más centros propios que franquiciados, y dejan de abrir centros propios a partir del sexto año. Esta estrategia les permite aprender mucho y luego trasladar el beneficio de ese aprendizaje al crecimiento en franquicia, dándoles a los franquiciados las ventajas que ello supone.
  3. Suelen gastar más tiempo y dinero en los programas de formación de franquiciados que el resto, dan más información en los manuales de operaciones, dan mucha asistencia financiera y de marketing y requieren más inversión del franquiciado en signos externos y equipo que el resto.
  4. Los franquiciadores que tienen royalties de publicidad altos y que venden “bienes” a sus franquiciados, sobreviven mucho menos que los que evitan éstas prácticas, que con frecuencia introducen problemas de relación, al depender el franquiciador de la compra del franquiciado, de estos bienes y productos.

Lo dicho franquicia es dar “buen servicio a los franquiciados a cambio de royalties”. Esa es la lógica del sistema de expansión en franquicia y trabajar en cualquier otra dirección es equivocarse.

Tags: , , ,

Bookmark and Share

Mi primera franquicia

Uno de los problemas básicos de un franquiciador emergente es crear contactos. Por lo general la tendencia humana es olvidar todo lo que se ha trabajado en el proceso inicial y en el plan financiero, olvidar el presupuesto pactado y comprometido de marketing y empezar a hacer publicidad donde sea y como sea ( a ser posible 10 veces más barato que el presupuesto previsto) para obtener contactos como sea.

Con mayor o menor suerte empiezan a fluir los contactos que por lo general y considerando las fuentes de donde provienen se diluyen con la misma rapidez con la que vinieron, lo cual incluye a la legión de amigos y conocidos que “seguro que querían una”.

La razón: obvia, no eran contactos segmentados ni dirigidos, ( tal como debieran ser) y en consecuencia las posibilidades de cierre tan remotas como que el vecinito de los Gorsky (Neil Amstrong) llegase a la Luna.(por cierto divertidisima la historia contada en el blog de Jesus de la Torre).

Las impaciencia y la decepción se ciernen sobre el franquiciador novato y la desesperación y la angustia empiezan a aflorar.

Lo cierto es que la experiencia de muuuuuuchos fracasos demuestra que al principio si el concepto es muy nuevo hay que tener claro lo que es publicidad de branding, de lo que es publicidad para la obtención de contactos, de los contrario el dinero se empieza a tirar por la cloaca a través de canales equivocados para mayor desesperación de nuestro franquiciador aprendiz que cada vez se siente peor con su decisión de franquiciar.

Lo cierto es que en ese inicio, lo mejor es ir probando canales con cuenta gotas,( y “midiendo” los resultados) racionalizando el dinero presupuestado,(si,si, presupuestado) y teniendo en cuenta que al principio no hay tanta prisa como después, porque al principio “sólo” hay una inversión que recuperar, después de la “primera franquicia” habrá que dar servicio, con una central dimensionada para “x” franquicias, pero que de momento sólo se lo va a dar a una,(perdiendo dinero claro, como está mandado en un Business Plan de franquicia hasta llegar al número de unidades previsto) y mejor que el servicio se dé bien…o no tendrá más franquicias.

Esto es así, porque es así…no por que lo diga yo, y al que no le guste…pues que no juegue. 🙂

Tags: , , , ,

Bookmark and Share

La insoportable levedad del ser en Franquicia”

soportable-okEl libro de Milan Kundera “la insoportable levedad del ser” y la historia de sus personajes, una historia de celos, (Teresa) y de búsqueda del “todo” (Tomás) me evoca el artículo de hoy, y me ha hecho pensar en los Franquiciados que tienen celos y lo quieren todo. Alguna vez he escrito y siempre digo que en Franquicia hay los que “están” y los que triunfan.

Para mi, los que simplemente “están” son enseñas que llevan ya un número considerable de años franquiciando pero que en la mayoría de los casos no han sido capaces de superar las veinte unidades “casi siempre franquiciadas y con un porcentaje muy bajo de propias”.

La lógica del negocio de franquicia es “dar un servicio” a cambio de recolectar “royalties”. Cómo la magnitud de los royalties en términos absolutos no es muy grande, las centrales franquiciadoras para ser sostenibles precisan de un número determinado de franquicias para ser rentables. Hasta aquí nada nuevo bajo el sol.

La pregunta es,¿Con veinte unidades o menos, ( a veces más) cómo se consigue sobrevivir?¿Cómo se consigue simplemente “estar” en un sistema (el de franquicia) que se caracteriza por la necesidad de volumen y en consecuencia de crecimiento continuo?.

Conforme a mi experiencia las características de estas centrales son las siguientes:

  • Como la recolección de royalties no da para “todo” lo que una central necesita, (Dirección General, Marketing, Expansión, Operaciones,etc…), pues para no perder dinero, sencillamente hay cosas que no se hacen. Cómo no se hacen, esa “falta de servicio” es percibida por el franquiciado “atrapado”, el cual no comunica precisamente referencias “fántasticas” a los nuevos prospectos y en consecuencia la franquicia tiene un freno claro a su crecimiento y en la percepción de la calidad y servicio que dispensa a sus franquiciados.
  • Al ir la Tesorería justa y como siempre que ocurre eso, los planteamientos son más estrechos, se innova poco y se esta orientado a las soluciones del dia a dia, con la consecuente carencia de tiempo para pensar en el futuro, ( Planes de Expansión, Planes de Marketing y Comunicación,etc.) que precisamente como consecuencia de ello nunca acaba de llegar, optándose en la mayoría de los casos por soluciones baratas “prêt a porter” que nunca aportan soluciones espectaculares o que sean capaces de revertir la situación.
  • Cuando la falta de recursos para hacer frente al elemental servicio que precisa un sistema de franquicia es alarmante, se tira mano de planteamientos “familiares” es decir, cónyuge, hermanos o hijos son los que suplen con todas las horas de dedicación del mundo ( que nunca se cobran,…”es por la familia” ). Como ese dinero que nunca se paga no aparece en la contabilidad, parece que todo “se aguanta”, pero en verdad “existe estructuralmente en el negocio” un problema de “pérdida en cuenta de explotación” que se hace ver que no está a pesar de su existencia, autoengañando a sus protagonistas, que lamentablemente siguen sumidos en la vorágine diaria del trabajo de 16 horas, sin el premio de “Beneficio” a final de año.
  • A veces simplemente se trata de conceptos de franquicia muy apalancados en la distribución de producto, que consiguen hacer sobrevivir la central con los beneficios de la venta del propio producto, pero no con la lógica del sistema de Franquicia.

Lo lamentable es que no tiene porque tratarse de “malos conceptos de franquicia”, pueden ser grandes ideas, incluso con perspectivas de futuro y crecimiento brillantes, pero en la mayoría de los casos necesitan un impulso económico para su crecimiento, que o bien no llega, ( entre otras cosas porque tampoco se busca) o bien se rechaza como solución porque significaría la dilución de la participación del emprendedor como consecuencia de la entrada de nuevo capital, en la mayoría de los casos en un negocio que se considera “irreductiblemente familiar”.

Desde un perspectiva de “Management”, el problema se ve meridianamente claro: “Falta dinero”. Los negocios se hacen con deuda o con capital

Y así es como aguantan los que “están”, en un ejercicio de “supervivencia” digno y respetable pero que irremediablemente les condena a la “insoportable levedad del estar”.

Post relacionados:

Fase de lanzamiento de Franquicia

¿Me hace falta dinero?

Crecer: ¿Deuda o capital?

Las cosas que nos faltan.

Tags: , , , , ,

Bookmark and Share