El Blog de la Franquicia

Franquicia: Errores del candidato al escoger

Hablamos mucho en este blog de los errores en expansión de los franquiciadores, aunque hoy se me ocurre que deberiamos hablar algo de los errores básicos que cometen los franquiciados al ejercitar su opción de franquiciarse, sobretodo en atención a los muchos franquiciados que cada vez más leen BDLF:

Primero.-La inversión es una cuestión que se deja con demasiada frecuencia al azar. El candidato suele mirar a su limite de inversión, contando como tal el dinero con el que se va a financiar ( habitualmente casi todo) y ahí engaña a todo el mundo y a él también. Suele decir tengo 120.000 para invertir, cuando debe decir, puedo fiananciarme con 120.000. La diferencia en términos de resultado es abismal, en el primer caso se trata de recuperar la inversión con el rendimiento de la unidad franquiciada, en el segundo caso se trata de “pagar” la inversión con el rendimiento de la unidad.

En el primer caso las desviaciones producen inconvenientes, en el segundo la muerte por “asfixia” de tesoreria porque sencillamente no se genera el dinero suficiente para pagar la deuda de la inversión, y si bien es cierto que la desviciación se produce desde la estimación inicial del franquiciador, no se le puede culpar a éste ni de muchos aspectos del desarrollo de la unidad que son responsabilidad del franquiciado, ni desde luego de que se haya financiado el total de la inversión. Y añado que este punto es el origen de muchisimos conflictos de franquicia, cierto que junto a otros ingredientes que se pueden o no imputar al franquiciador, pero el “plato base”, es ese.

El origen de este error, radica en una preocupante concepción de lo que es invertir en un negocio. Si lo que hago es financiar toda la inversion confiando en que la cuenta de explotación me dará para pagarla, en verdad lo que pretendo es que me “regalen” el negocio porque pago con lo que voy generando, es decir, no invierto NADA y una de las características de un emprendedor es que debe invertir dinero, mucho o poco, en la medida de sus posibilidades, pero en cualquier caso debe invertir y si no puede debe esperar a tener dinero

Segundo.-Con muchisima frecuencia se olvida el candidato de preguntarse sinceramente si la franquicia que escoge es la adecuada para él. No digo que le guste..sino si realmente el puede desarrollar adecuadamente sus capacidades para hacer operar la unidad. Y ahí los cánticos de sirena del franquiciador debieran dar igual. Yo soy el que me tengo que ver en la “posición de franquiciado” con sus funciones propias, ( ventas de la unidad, control de mis operaciones conforme a lo aprendido, cumplimiento de las reglas de la franquicia, relación con mis clientes, relación con la central), pero además me tengo que ver en el “negocio” que he escogido. En los casos de autoempleo suelo ver a franquiciados que esperan no se que tipo de rendimientos, absolutamente impropios, primero de la actividad a la que se dedican y segundo del nivel de inversión que se requiere, ( baja inversión = baja rentabilidad).

Hay más errores de un candidato, pero estos dos diría por experiencia que aglutinan más del 80 % de los problemas posteriores y no veo a nadie que hable de ellos, así que hoy me he decidido a hacerlo yo.

Suerte 😉

Tags: , , ,

(Visited 72 times, 1 visits today)

2 Respuestas a “Franquicia: Errores del candidato al escoger”

1
Leopoldo Bárcena - 01/07/09
Tienes mucha razón en lo que escribes. Muchas veces ocurre tal y como dices que el futuro franquiciado se ve a sí mismo más como un candidato al autoempleo que como un empresario que realiza una inversión de la que pretende obtener unos rendimientos fruto de su trabajo. Además, y dada la falta de ética en los negocios y la avidez por el dinero ajeno, una de las causas de la actual crisis mundial, que es también una crisis de valores empresariales, hay que recomendar vivamente a quienes piensen invertir en franquicia que se asesoren legalmente antes de tomar decisiones de las que luego puedan arrepentirse. Por ejemplo, es necesario que el futuro franquiciado sepa de antemano si el franquiciador, a cambio de su dinero va a buscarle el local y a hacerse cargo de la obra civil, permisos, etc., es decir va a adquirir un local de negocio "llave en mano", en cuyo caso hay que obtener un documento firmado sobre precios y plazos de entrega o si por el contrario tiene que hacerse cargo él de todo. Asimismo, si la franquicia tiene que dar su visto bueno a un local e indica que hace estudios de viabilidad de la zona comercial o el centro comercial, así como del paso de personas, también habrá que exigir un documento en el que el franquiciado asuma su cuota de responsabilidad si las cosas no van bien porque dicho estudio estaba mal hecho o era inexistente. Otra de las cuestiones que ha de tener en cuenta el futuro franquiciado es el grado de solvencia, la estructura y composición societaria de la franquicia, su volumen de negocio, sus costes, etc, es decir todo aquello que pueda contribuír a minimizar los riesgos de escoger mal. Desgraciadamente el futuro franquiciado, muchas veces confía en las personas, en instalaciones lujosas y en las estimaciones de ventas y crecimientos, para descubrir con el tiempo y cuando ya no tiene remedio, que entró a formar parte de un grupo poco serio o que utiliza el modelo de franquicia como un sistema de tener clientes cautivos y que simplemente encubre con ese nombre una pura y dura central de distribución. Los futuros franquiciados han de desconfiar de aquellas franquicias que utilizan a modo de gancho la especie de que no tienen royalties o que estos son muy bajos, ya que en el modelo que nos ocupa son estos royalties, así como el canon de entrada la forma única y legítima de beneficio en este sistema de franquicia, junto con el resultante de la explotación de sus propios centros de negocio. También, antes de firmar un contrato de franquicia el futuro empresario franquiciador tiene que tener la seguridad contractual de que va a beneficiarse de economías de escala al pertenecer a la franquicia y, que por tanto va a pagar los productos objeto de la venta franquiciada a precio de mercado, es decir a precio competitivo y que estará en situación de igualdad de compra con los propios establecimientos del franquiciado. De lo contrario los problemas futuros serán insalvables. En resumen, antes de invertir tomar todas las cautelas legales, porque no es oro todo lo que reluce en el mundo de la franquicia, y en caso de que la situación ya no tenga remedio y con el tiempo se de cuenta de las cosas no son como las pintaban, asesorarse legalmente y acudir a las instancias correspondientes y, si procede exigir las correspondientes indemnizaciones.
2
John Climbot - 23/07/09
This is a nice post...most franchisees should to think about it

Dejar una respuesta

Name (required)
Mail (will not be published) (required)

Your Comments: